Comer en Japón: no solo sushi

Sería un topicazo y un error decir que en Japón sólo se come pescado crudo. Y aunque a mi me encante el sushi y el sashimi (ñam), obviamente, en Japón se comen otras muchas cosas aparte estos 😉

Comer en Japón, al principio, puede parecer un poco odisea, pero como cuando se viaja hay que ir con la mente abierta, pues ¡a dejarnos sorprender!Comida japonesa

Continuar leyendo “Comer en Japón: no solo sushi”

Recuerdos de un viaje a Japón (3ª parte)

El lado positivo de haber empezado el blog a estas alturas de mi vida, con algunos lugares visitados, es que ahora, cuando escribo un post de algún lugar en el que estuve hace tiempo….¡es como volver a ir!
Recopilando y resumiendo información para escribir este tercer post sobre Japón, nos ha entrado en casa un poco de “morriña” de este viaje, la verdad. Es un país tan interesante y tan cómodo, que merece mucho la pena visitar. En él, se combinan tradición y modernidad de una manera tan natural que casi choca. Y, al igual que cuando volvimos de Nueva York, yo iba suspirando por las esquinas de casa “Quiero volver”…..ahora le ha tocado a mi marido con respecto a Japón.
Gran Buda de Kamakura

Continuar leyendo “Recuerdos de un viaje a Japón (3ª parte)”

Hotel Senkei: ryokan con onsen en Hakone.

Cuando vas a Japón, uno de los musts es alojarse en un ryokan. ¿Y eso que es? Pues es un alojamiento tradicional japonés, con tatami, futones, etc… Si bien hay algunos que te ofrecen una habitación europea (con cama), lo suyo es que, ya que vas, duermas en el futón.

Cuando empecé a buscar el ryokan de nuestro viaje, me encontré con verdaderas maravillas, algunas de las cuales incluían en la habitación su propia bañera en madera, muchas veces exterior, pero éstas se nos salían un pelín de presupuesto.

Fachada hotel Senkei. Fuente de la foto: web del hotel.
Fachada hotel Senkei.

Nuestros requisitos para elegir ryokan

Aunque teníamos claro que queríamos dormir al menos una noche en uno, había unos requisitos mínimos que debía cumplir ryokan:

  1. Que fuera una habitación de estilo japonés, tradicional, pero  con baño privado (en mi búsqueda, encontré  algunos hoteles mejores de precio pero con baño compartido: descartados para nosotros)
  2. Que tuviera onsen (baño termal)
  3. Que nos incluyera menú tradicional en la habitación (ya puestos….)
  4. Que estuviera bien ubicado
  5. Que su precio no fuera desorbitado

Encontramos un hotel que cumplía estos requisitos: el hotel Senkei, en Hakone,  y, si bien, no era lo que se dice barato, sí lo era comparado con otros y ofrecía bastante. Continuar leyendo “Hotel Senkei: ryokan con onsen en Hakone.”

Hakone: una escapada desde Tokio

Hakone, situado a unos 100 kilómetros de Tokyo, en la confluencia de los ríos Sukumo y Hayakaway, es famoso por sus balnearios y sus aguas termales. Para nosotros, fue una forma de introducirnos en un Japón más tradicional o, mejor dicho, menos urbano.

Hakone

Vistas desde el lago Ashi

 

Aguas termales en Hakone
Aguas termales en Hakone

Salimos de Tokyo con destino a la estación de Odawara, que es lo que nos cubría la JRP. Una vez aquí, compramos el Hakone FreePass, (unos 3900 YPN por adulto y 1000 YPN la niña). Ya con el Hakone Free Pass fuimos en tren hasta Hakone-Yumoto, donde teníamos el hotel. Llegamos allí a media mañana y, tras hacer el check-in en el hotel, dedicamos el resto del día a hacer la visita de la zona. Volvimos a la estación de tren (a menos de 10 minutos andando desde el hotel) para ir hasta Gora, donde tomamos el Tozan cable Car hasta Souzan, un volcán cercano al Fuji, conocido también por su mina de azufre: el Gran Valle Ardiente.

Durante el trayecto en el teleférico, podemos disfrutar de las vistas de las fumarolas desde las alturas y vamos percibiendo ese…”olorcillo”…

Vistas desde el teleférico
Minas de azufre

Una vez llegas a lo alto del volcán, puedes ver las aguas sulfurosas hirviendo, lo cual me resulta algo inquietante…(¿alguno recuerda la película “Un pueblo llamado Dante’s Peak”?)

Temperatura media del agua

¡Qué mal huele aquí! Al menos, las vistas eran  impresionantes, si bien no es el mejor sitio para ver el Fuji ni nos acompañó el tiempo.

Uno de los reclamos turísticos de este lugar son los huevos negros: unos operarios meten cestas de huevos en estas aguas y ,debido al alto contenido en azufre en ellas, al cocerlos la cáscara de los huevos se queda negra, sin que afecte al aspecto del interior ni a su sabor. Muy curioso. Dicen la leyenda que por cada huevo de estos que te comas, aumentarás tu vida en 7 años…¡quién sabe!

Cociendo los huevos
Huevos negros preparados para distribuir

Venden las bolsitas a los turistas, para probar los huevos in-situ:

Huevos negrosHuevo negro, pelado y sin pelar
Turistas japoneses comiendo huevos negros

Después de visitar Souzan, bajamos hasta Tongendai, donde cogimos una especie de barco pirata que cruza el lago Ashi:

Barco pirata en el lago Ashi

Vistas desde el lago Ashi

El barco nos dejó en Moto-Hakone, zona que se puede visitar tranquilamente a pie; de allí,  cogimos un autobús hasta Hakone-Yumoto, para irnos al hotel.

Después de haber salido del trajín de Tokyo, llegar aquí fue como
llegar  a un remanso de paz: el paisaje, el rumor del agua…. si a eso
le sumanos que llevábamos 4 días a piñón en Tokyo y que ese día nos
levantamos alrededor de las 3 de la mañana  para ver la final de la
Eurocopa del 2012 (¡España, España!)….cuando llegamos al Senkei hotel
esa tarde, poco a poco, se nos comenzó a bajar la tensión.

¿Te ha gustado? Si quieres leer más sobre nuestro viaje a Japón, aquí tienes:

Recuerdos de un viaje a Japón (1ª parte)
Recuerdos de un viaje a Japón (2ª parte)

Recuerdos de un viaje a Japón (3ª parte)

 

Recuerdos de un viaje a Japón (2ª parte)

Como ya comentaba en un post anterior, la organización de nuestro planning llevó mucha lectura, consulta a foros y otros blogs, en especial, este y este. Cuando viajamos, nosotros preferimos ver, tal vez, un poco menos y mejor, que intentar ir a muuuuchos sitios y verlos regular….
Asakusa

Recuerdos de un viaje a Japón (1ª parte)

“¿Japón? ¿Y qué se te ha perdido a ti en Japón?”, solía preguntarme la gente cuando se enteraba del destino de nuestras vacaciones “Todavía nada,” respondía yo.

 

Cuando empezamos a pensar en el destino del viaje de 2012, teníamos claro que tenía que ser algo distinto, al menos para nosotros (celebrábamos nuestro 10º aniversario de boda).

Torii parque Yoyogi

Tras barajar distintas opciones que a mí no me parecían lo suficientemente “especiales”, un día surgió “¿Y si vamos a Japón?” Ante algo así, lo único que me hizo falta para terminar de decidirme es que por aquellos días la compañía aérea Emirates tenía unos descuentos fabulosos y el billete Madrid-Dubai (escala de 2 noches incluida)- Tokio- Dubai-Madrid no llegó a los 1500€ ¡los tres! No lo dudamos: compramos los billetes en enero para viajar a finales de junio…

Sin embargo, es cierto que yo tenía mis “reticencias” al respecto: el hecho de viajar con una niña de 7 años y el idioma eran temas que me preocupaban un poco. Tenía muchísimas dudas, pero, gracias a la toda la información y ayuda que encontré en internet, conseguí solucionar muchas de ellas. Y, así, pudimos realizar un viaje totalmente recomendable, especial, con encanto, cómodo… ¡es que me gustó tanto! Y si no fuera porque aún me quedan muchíííííísimos lugares que conocer en este mundo, no me importaría volver mañana mismo.
Nuestro viaje consistió en 14 días reales o útiles en Japón, más los días de llegada y salida al país, más los días en Dubai a la ida y a la vuelta (en cada trayecto dormimos 1 noche en Dubai y así aprovechamos para conocerlo). En total: 20 días fuera de casa. Organizar el planning fue algo que me costó un poco, tuvimos que leer mucho, descartar unos sitios para poder disfrutar un poco más de otros, a la vez que optimizar nuestro tiempo.
Mi objetivo con este post (y sucesivos) es tan sólo contar cómo me organicé, lo que me fue bien a mi, lo que repetiría y lo que cambiaría; en definitiva, poder dar mis puntos de vista según mi propia experiencia. Si bien no hay una verdad universal para todo, tampoco la hay en esto de los viajes, e igual que cada persona es distinta, entiendo que a cada uno le gusta viajar de forma distinta y darán prioridad a unas cosas en lugar de otras.

¿Vienes conmigo? Si quieres seguir leyendo sobre nuestro viaje a Japón, pulsa aquí.