Sobre mí

No soy una trotamundos (¡ojala!).
Soy afortunada, porque he podido viajar a algunos sitios, no tantos como quisiera, y el mundo es TAN grande que siempre quedarán lugares por visitar. Sólo es cuestión de tiempo y de dinero.
Tampoco me considero una gurú en estos temas. Simplemente, disfruto muchísimo de toda la parafernalia en torno a un viaje, ya sea de grandes distancias o cercano: decidir destino, organizar el viaje, planear una ruta, informarme hasta casi el punto de que cuando llegas casi sientes que ya has
estado allí, pero con la capacidad de dejarme sorprender por el entorno, etc,…
Además, la vida me ha obsequiado con un marido a quién le gusta viajar tanto como a mi (más, no creo) y que, de vez en cuando, tiene que frenarme para que no empiece a organizar un viaje que, tal vez, en ese momento, no nos podemos permitir. Y de esta unión, ha nacido una maravillosa hija que ya a los dos añitos apuntaba maneras y jugaba “a esperar al avión”: de casta le viene al galgo.
Bueno, aparte de todo esto, decir que ya pasé de los 40 (ejem) y que trabajo como administrativa. Que me encanta el chocolate y las golosinas, aunque intento evitarlas, y que me gustan mucho las manualidades, sobre todo tunear camisetas con tela. Mi marido, por su parte, es informático y un “cocinillas” digno de Masterchef. Por eso, cuando viajamos, siempre vamos a tiendas de manualidades y telas, de “cositas” de cocinas y comestibles,  y a pastelerías, pero aquí catamos todos, que conste: mi hija vive en una constante búsqueda del brownie perfecto 🙂
Mi objetivo con este blog es hablar de algo que me apasiona, que es viajar. Sé que hay muchísimos blogs de viajes, y yo aportaré a este mundillo mi experiencia y mi punto de vista para quien me quiera leer. Que alguien le pueda sacar algún provecho a lo que cuento, me hará feliz.¡Buen viaje!
Ana
Kinkaku-ji (Templo dorado). Kyoto.
Kinkaku-ji (Templo dorado). Kyoto.