Hotel Senkei: ryokan con onsen en Hakone.

Cuando vas a Japón, uno de los musts es alojarse en un ryokan. ¿Y eso que es? Pues es un alojamiento tradicional japonés, con tatami, futones, etc… Si bien hay algunos que te ofrecen una habitación europea (con cama), lo suyo es que, ya que vas, duermas en el futón.

Cuando empecé a buscar el ryokan de nuestro viaje, me encontré con verdaderas maravillas, algunas de las cuales incluían en la habitación su propia bañera en madera, muchas veces exterior, pero éstas se nos salían un pelín de presupuesto.

Fachada hotel Senkei. Fuente de la foto: web del hotel.
Fachada hotel Senkei.

Nuestros requisitos para elegir ryokan

Aunque teníamos claro que queríamos dormir al menos una noche en uno, había unos requisitos mínimos que debía cumplir ryokan:

  1. Que fuera una habitación de estilo japonés, tradicional, pero  con baño privado (en mi búsqueda, encontré  algunos hoteles mejores de precio pero con baño compartido: descartados para nosotros)
  2. Que tuviera onsen (baño termal)
  3. Que nos incluyera menú tradicional en la habitación (ya puestos….)
  4. Que estuviera bien ubicado
  5. Que su precio no fuera desorbitado

Encontramos un hotel que cumplía estos requisitos: el hotel Senkei, en Hakone,  y, si bien, no era lo que se dice barato, sí lo era comparado con otros y ofrecía bastante.

Las indicaciones que recibimos del hotel para llegar a él desde la estación de tren fueron muy claras. El camino se puede hacer tanto a pie (unos 10 minutos) como con el shuttle gratuito del establecimiento. Nosotros fuimos andando, disfrutando del entorno rural.

Tras el check-in, nos acompañó a la habitación una amable señora que, sin saber inglés, supo hacerse entender muy bien, y mientras hablaba en japonés (igual nos estaba insultando, pero sonreía, ja ja) nos explicó que había que dejar los zapatos fuera, que luego vendría a traernos la cena tradicional, y  más tarde, a colocarnos los futones para dormir.

Nuestra habitación

Cuando entramos a la habitación nos encontramos, con un pequeño baño estilo occidental a la derecha, muy básico, pero no necesitábamos más. Además, también a la entrada, una estantería y un hueco para dejar los zapatos.

Abriendo una pequeña puerta corredera y subiendo un escalón, entramos en la habitación propiamente dicha que sólo tenía en medio, una mesa pequeña unos asientos también bajitos en torno a ella.

Habitación tradicional japonesa. Hotel Senkei.
Habitación tradicional japonesa
Habitación tradicional japonesa. hotel Senkei.
Habitación tradicional japonesa

Guardada en un armario, la “ropa de cama”: los futones que vendrían a colocarnos más tarde para dormir; en otro, los yukata o kimonos.

El onsen

El hotel cuenta con onsen o baños termales, uno para mujeres y otro para hombres, ambos cubiertos, y uno exterior con horarios específicos para hombres y para mujeres. Esa tarde disfrutamos de los baños cubiertos; antes de entrar en las aguas termales tienes una sala con duchas, champú, geles, cremas hidratantes, exfoliantes….de todo.

Es obligatorio tanto pasar por la ducha antes de entrar al agua como hacerlo completamente desnudo. Esa tarde, en el femenino, sólo estábamos mi hija y yo y esa piscina de guijarros con el agua calentita….mmmm…relax……¿Relax? Parece ser que el entorno “activó” a mi hija que empezó a hablar todo lo que no había hablado en el día,  (y creo que en gran parte de su vida) y habló, y siguió hablando….mucho rato, y mi momento de relax se convirtió en momento “quién me habrá mandado a mi a traerla”.

Al otro lado, por el hueco que dejaba la mampara que separaba el baño masculino del femenino, el padre la criatura se partía de la risa oyendo el parloteo de la niña…aunque el karma hizo que él también tuviera su propia experiencia “mística” en ese baño con un señor japonés modelo luchador de sumo y determinada parte de su cuerpo…pero quien esté interesado en conocer la historia, que me mande un mensajito, que no tendré inconveniente en contarla a pesar de lo escatológico 😉

Baño termal cubierto. Foto tomada de la web del hotel.
Baño termal cubierto.

La cena tradicional

El momento friki de la noche vino cuando los tres nos pusimos nuestros yukata (kimonos), que nos habían dejado en la habitación para la cena. Pero, a ver: que levante la mano aquel que haya estado en un ryokan y no se haya hecho lo mismo. Sobre las 7 de la tarde, nuestra nakai-san (la camarera) vino  y, como en una coreografía, mientras nosotros mirábamos con los ojos como platos, comenzó a montar lo que sería nuestra mesa para la cena y a disponer en ella los platos tradicionales.

Menú infantil de la cena tradicional japonesa. Hotel Senkei.
Menú infantil
Cena tradicional japonesa
Cena tradicional japonesa

Cena tradicional japonesa

Cena tradicional japonesa

Tras tremendo festín, el sueño comenzó a hacer estragos en mi marido y mi hija, y no tardaron en venir a prepararnos las “camas”:

Futones
Futones

Y fue cuando yo aproveché para disfrutar el onsen exterior. Estaba situado en la parte alta del hotel, lejos de miradas indiscretas y era un poco más pequeño que los cubiertos, pero muy agradable y con unas vistas geniales. Y llegó mi momento de relax, ¡ahora sí! Mientras padre e hija ya dormían dos pisos más abajo, yo me sumergía en agua calentita en un entorno maravilloso…¡esto es vida!

Onsen hotel Senkei
Onsen hotel Senkei
Onsen hotel Senkei
Onsen hotel Senkei

Una gran experiencia

A la mañana siguiente, volvió a aparecer nuestra amiga por la puerta a levantarnos (ya estábamos despiertos) para recoger los futones y prepararnos la mesa para el desayuno. El desayuno fue, también tradicional y, por tanto, distinto, nada que hubiera visto antes como desayuno, pero estaba todo rico.
Desayuno tradicional japonés
Desayuno tradicional

En resumen, nos encantó esta parte de nuestro viaje, no sólo por lo que vimos, sino por la posibilidad de poder relajarnos en un entorno tan bonito. Y la relación calidad-precio (siempre comparándolo con el resto de oferta) era más que aceptable. Yo lo recomiendo.

¿Qué te ha parecido? ¿Te ha gustado? Reconócelo…tú también te habrías puesto el yukata 😉

Si quieres leer más sobre nuestro viaje a Japón, aquí tienes:

Recuerdos de un viaje a Japón (1ª parte)
Recuerdos de un viaje a Japón (2ª parte)
Recuerdos de un viaje a Japón (3ª parte)

 

Comparte si te ha gustado.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

12 opiniones en “Hotel Senkei: ryokan con onsen en Hakone.”

  1. Wowww… ¡qué experiencia! Me encantó el relato y me gustaría vivir esta experiencia yo también. Parece de esas que no olvidaremos. Realmente me han dado muchas ganas, a ver si la concreto. Al igual que comenta Jordi, las dos experiencias las tengo agendadas para llevar a cabo.

  2. Nosotros visitamos Hakone pero no hicimos noche. Una pena. Y hay 2 cosas del alojamiento en Japón que no me perdono: no haber dormido en un Ryokan y no haberlo hecho…en un hotel cápsula. 2 experiencias antagónicas, desde luego.

    1. Jordi, ya tienes la excusa perfecta para volver a Japón :-)Sinceramente, lo del hotel cápsula ni me lo planteé (mi marido, sí), pero sí me habría gustado ir a alguno para verlo. Yo, por ejemplo, no me perdono no haber ido a un karaoke (por esto de que, donde fueres, haz lo que vieres, ja ja..). ¡Gracias por tu comentario!

  3. Ha debido ser una experiencia inolvidable, todo tan protocolario y a la vez tan cuidado. No deja de sorprenderme la cultura japonesa y es que viven en la paradoja de ser un pais con alto nivel tecnologico, a la ultima en avances tecnologicos y luego siguen manteniendo y cuidando las costumbres de sus antepasados. Eso dice mucho de ellos, y me encanta leer relatos como el tuyo que nos acercan a conocer sus costumbres. Continua asi.Saludos

    1. ¡Hola, Sara! Tienes toda la razón cuando hablas de esa paradoja. La verdad es que creo que esa forma de "combinar" ambos aspectos demuestran que estar inmersos en un mundo y una sociedad en contaste avance tecnológico no está reñido con el respeto por sus antepasados y sus tradiciones. Han logrado el equilibrio. ¡Muchas gracias por tu comentario!

  4. Interesante, no conocía este tipo de alojamientos tradicionales. Además, había leido en alguna parte, que hay onsen "unisex" (para hombres y mujeres, todos juntos) y que también se meten sin ropa (y eso no importa, porque en ese ámbito está aceptado socialmente). Saludos!

    1. Yo sí sabía que hay onsen con zonas "comunes" para hombres y mujeres, pero desconocía que el uso de los baños también lo fueran. Personalmente, a mi me daría vergüenza, pero bueno, cada uno como es. Me alegra que te haya gustado. ¡Gracias por leernos!

  5. Dormir en un ryokan de verdad es increíble!
    y digo de verdad porque algunos, sobre todo en ciudades, llevan elnombre ryokan incorporado y no son mas que una guesthouse con futones…pero la gente a veces no diferencia.
    un Ryokan no es barato…imposible.

    Que recuerdos me has traído!! tengo ganas de volver a uno y mas con un onsen así 😉

    1. ¡Hola, Verónica! Tienes razón con lo de la guesthouse con futón ;-( Pero fuera de las ciudades se puede encontrar una amplia "oferta" de ryokan maravillosos. Lo malo es el precio, también es verdad; sin embargo, en este encontramos una gran relación calidad-precio, nos gustó mucho. ¡Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *