Recuerdos de un viaje a Japón (2ª parte)

Como ya comentaba en un post anterior, la organización de nuestro planning llevó mucha lectura, consulta a foros y otros blogs, en especial, este y este. Cuando viajamos, nosotros preferimos ver, tal vez, un poco menos y mejor, que intentar ir a muuuuchos sitios y verlos regular….
Asakusa

Recuerdos de un viaje a Japón (1ª parte)

“¿Japón? ¿Y qué se te ha perdido a ti en Japón?”, solía preguntarme la gente cuando se enteraba del destino de nuestras vacaciones “Todavía nada,” respondía yo.

 

Cuando empezamos a pensar en el destino del viaje de 2012, teníamos claro que tenía que ser algo distinto, al menos para nosotros (celebrábamos nuestro 10º aniversario de boda).

Torii parque Yoyogi

Tras barajar distintas opciones que a mí no me parecían lo suficientemente “especiales”, un día surgió “¿Y si vamos a Japón?” Ante algo así, lo único que me hizo falta para terminar de decidirme es que por aquellos días la compañía aérea Emirates tenía unos descuentos fabulosos y el billete Madrid-Dubai (escala de 2 noches incluida)- Tokio- Dubai-Madrid no llegó a los 1500€ ¡los tres! No lo dudamos: compramos los billetes en enero para viajar a finales de junio…

Sin embargo, es cierto que yo tenía mis “reticencias” al respecto: el hecho de viajar con una niña de 7 años y el idioma eran temas que me preocupaban un poco. Tenía muchísimas dudas, pero, gracias a la toda la información y ayuda que encontré en internet, conseguí solucionar muchas de ellas. Y, así, pudimos realizar un viaje totalmente recomendable, especial, con encanto, cómodo… ¡es que me gustó tanto! Y si no fuera porque aún me quedan muchíííííísimos lugares que conocer en este mundo, no me importaría volver mañana mismo.
Nuestro viaje consistió en 14 días reales o útiles en Japón, más los días de llegada y salida al país, más los días en Dubai a la ida y a la vuelta (en cada trayecto dormimos 1 noche en Dubai y así aprovechamos para conocerlo). En total: 20 días fuera de casa. Organizar el planning fue algo que me costó un poco, tuvimos que leer mucho, descartar unos sitios para poder disfrutar un poco más de otros, a la vez que optimizar nuestro tiempo.
Mi objetivo con este post (y sucesivos) es tan sólo contar cómo me organicé, lo que me fue bien a mi, lo que repetiría y lo que cambiaría; en definitiva, poder dar mis puntos de vista según mi propia experiencia. Si bien no hay una verdad universal para todo, tampoco la hay en esto de los viajes, e igual que cada persona es distinta, entiendo que a cada uno le gusta viajar de forma distinta y darán prioridad a unas cosas en lugar de otras.

¿Vienes conmigo? Si quieres seguir leyendo sobre nuestro viaje a Japón, pulsa aquí.

Planificando viaje a Estambul

Por 2º año
consecutivo, no elijo yo el destino del viaje familiar del verano.
Muchas veces, hemos vuelto de un viaje ya con la decisión tomada sobre
el destino del año siguiente o, al menos, una idea de qué nos gustaría
hacer: no es que seamos impacientes, sino que nos apasiona….
Este
año, como digo, por 2ª vez, ha sido mi marido quién ha decidido el
destino: Estambul.

Mezquita Azul

Todo el mundo que conozco o leo, ha vuelto enamorad@
de allí…y tengo miedo de que mis expectativas sean demasiado altas, y
llegar allí y encontrarme con que no es lo que esperaba, desilusionarme tal vez (muchos dirán: “¡Sacrilegio!”). Pero bueno, ésta que les escribe, siempre intenta sacar todo lo positivo de
cualquiera de sus viajes (que no son tan numerosos como a mi me
gustaría).

Y
aquí estoy, completamente inmersa en la organización de este viaje, que
supondrá una humilde aventura más de nuestra pequeña familia. ¡¡Y cómo
disfruto yo de estos preliminares!!
Ya tenemos vuelos, hotel, enumerados y localizados los “must” de Estambul, lo “turísticamente correcto
, y ahora estoy en la búsqueda de esos rincones que no suelen aparecer
en las guías de viaje convencionales: ese enclave para la foto perfecta,
un café con encanto, una colina desde donde hay vistas
espectaculares….para poder plasmarlo todo por aquí a la vuelta.

¡Deseadme suerte!