5 razones para volver a Nueva York

Mi padre viajó por muchísimos países y ciudades antes de morir en el 2007. Pero, cuando fue a Nueva York, se enamoró. Y tal vez por esto, porque yo iba con sus historias en mi mente y sus fotos en mi retina, que, cuando fui con mi marido en 2010, yo, me enamoré también. Fuimos sin la niña y, al segundo día de estar allí, ya dijimos que cuando Claudia tuviera 12 años (en aquel momento tenía 5), volveríamos con ella…10 días más tarde, en el JFK esperando para embarcar en el vuelo que nos traería de vuelta a España, la edad se había rebajado tanto que el  comentario era “En cuanto podamos, volvemos”. Eso, unido, a que 2 años después aguantó como una campeona el viaje a Japón….¡la hacen merecedora del premio, ja ja!
Manhattan, Nueva York
Manhattan, Nueva York

Por tanto, he aquí mis 5 razones principales para volver a Nueva York:
 
1. Subir a la Estatua de la Libertad. Deliberadamente, no subimos cuando fuimos. La vimos desde el barco, e hicimos infinidad de fotos, pero descartamos subir y dejarlo “para cuando volvamos”. Durante nuestro viaje, habían vuelto a reabrir unos meses antes el acceso a la base tras el fatídico 11-S, pero no el acceso a la corona, que está abierto desde hace 1 año aproximadamente. Está decidido que cuando vayamos otra vez, esta va a ser una visita obligada.
Estatua de la Libertad, Nueva York.
Estatua de la Libertad, Nueva York.
2. Ver el One World Trade Center. Durante nuestro viaje en 2010, todo estaba en obras y cuando mirabas al skyline de Manhattan, se notaba una ausencia en ese hueco, sobre todo, por la cantidad de fotos e imágenes que todos hemos visto previas al 11-S.  Y ya no sólo por lo que representa, sino porque, habiendo estado en el edificio más alto del mundo hasta ahora (el Burj Khalifa, en Dubai), no estaría mal subir en el 3º más alto del mundo hasta el momento (el 2º edificio más alto, creo que está en La Meca y, a día de hoy, no tengo previsto visitar Arabia Saudí).

 3. Visitar más museos. Cuando estuvimos, el único museo al que fuimos fue el MoMA y, si bien, nos gustó mucho, me quedé con las ganas de ir a alguno más: Guggenheim, Met, Museo de Historia Natural, … ya decidiremos cuál/es. ¡Será por oferta! Ahora mismo, creo que, como mínimo, iríamos al de Historia Natural porque sería mucho más entretenido, yendo con la niña. Y, si podemos, alguno más caerá.

Museo de Historia Natural

4. Hacer un picnic en Central Park. Fuimos a finales de marzo-principios de abril y hacía mucho frío aún; tanto, que las fuentes estaban sin agua y aún estaba puesta la pista de patinaje de Central Park (¡Ay, Serendipity!) A mi, que me gusta mucho el cine, siempre me hizo ilusión ir al Whole Foods Market de Columbus Circle a comprarnos la comida tumbarme en medio del Great Lawn como una neoyorkina más, como he visto en tantas películas…¡si la yo tengo todo pensado!
Great Lawn, Central Park

5. Disfrutar la ciudad desde otro punto de vista. Cuando viajas por primera vez a una ciudad, te la quieres “comer”, ver lo máximo posible y, aunque no lo pretendas, siempre vas “corriendo” e, inevitablemente, dejas cosas atrás. Puedes ir a Nueva York durante 10 días y verlo casi todo, pero creo que volver nos permitiría visitar la ciudad mucho más relajadamente. Además, creo que es interesante visitar las ciudades en distintas épocas del año, porque cambian, digamos, su personalidad…y siempre habrá cosas que puedas hacer en ella en invierno que no podrás en verano, y viceversa.

Y porque quiero montar en el teleférico de Roosevelt Island, volver a cruzar el puente de Brooklyn andando, volver a ver un musical en Broadway, cenar en el Ellen’s Stardust Diner, sentarme en Brooklyn Heights a contemplar el skyline de Manhattan, pasar por las noches por Times Square por el mero hecho saberme allí, almorzar pizza en Little Italy y cenar en el Pekin Duck en Chinatown, coger el ferry a Staten Island al atardecer,…
Sinceramente, para mi cualquier excusa es buena para volver a La Gran Manzana. Llevo varios años diciendo “Quiero volver” y creo que ya toca, si la economía nos lo permite. Además, lo más bonito será poder enseñarle a nuestra hija esa ciudad que también enamoró a sus padres. ¿Qué mejor que introducir a nuestros hijos en esta maravillosa afición que compartimos?
Comparte si te ha gustado.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

2 opiniones en “5 razones para volver a Nueva York”

  1. Yo volví que ni fu ni fa… pero con el paso del tiempo y viendo las fotos siento que tengo volver. Me dejé cosas ppr hacer y ver como subir a la estatua pero en nuestro caso fue algo obligado porque 2 meses antes ya no quedaban entradas.

    1. Hola, M. Carmen. Yo creo que a veces visitamos ciudades y no nos calan, en ese momento, ….y con el paso de los años, volvemos y la redescubrimos. A mi me pasó con París: fui en plena adolescencia con mis padres y no me dijo nada….Años después, cuando volví con mi marido, empecé a verla con otros ojos 🙂

      ¡Gracias por leernos y feliz día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *